miércoles, 20 de abril de 2011

Un sentimiento.


Es como si lo llevara en la sangre, me lo pide el cuerpo y no, no lo soy.
Es como otra cara, es oír el flamenco y se me mueven los pies y las manos, como si fuera un reflejo. Canto, doy palmas, lo vivo...
Es escuchar a Camarón y volver a mi infancia, esos viajes eternos a la playa en los que sonaba ''Él soñaba con el tiempo flotando como un velero...'' o ''soy gitano y vengo a tu casamiento, a partirme la camisa, la camisita que tengo...''

Es escuchar una guitarra y rápidamente se me dibuja una sonrisa en la cara, cierro los ojos y dejo que el resto de los sentidos trabajen.
Los pies se mueven solos al ritmo de la música, liberando tensiones, pataleando como si hubiera que romper el suelo, como si no hubiera mañana...
Las manos, las manos se mueven dando vueltas, sí, también solas, de pequeña me enseñaron lo de '' coges la manzana, la miras, la muerdes y la tiras'' pero cuando estás escuchando el flamenco, los movimientos salen solos.
Sé que a mucha gente esta música le parece una basura pero cada uno tiene sus gustos, yo ahí no me meto.
Escucho de todo pero a ratos, mis oídos necesitan ese sonido de guitarra acompañado de palmas y voz, una voz que llega, siempre y cuando el que canta sepa como hacerte llegar su música. En ese momento te sale un ole!
ahora mismo se oye La leyenda del tiempo de Camarón de la Isla, mis piernas no pueden estarse quietas, sienten la necesidad de moverse, ese movimiento poco a poco irá extendiéndose por todo el cuerpo hasta llegar a los brazos, la cabeza, todo...
Para mi esto es un sentimiento, es volver a recordar lo vivido en un tiempo pasado, donde yo decía: ''Papá pon la del velero''. Y ahora, gracias a él siento lo que siento hoy.

1 comentario:

  1. me gusta, aunq no coincidamos en la musica entiendo lo q sientes... :)

    ResponderEliminar

Free Peace Sign Pink Glitter MySpace Cursors at www.totallyfreecursors.com